¿Cual es la huella de carbono en el transporte marítimo?

Es bastante fácil encontrar la huella de carbono del transporte aéreo y del terrestre, ¿pero qué pasa con el transporte marítimo? En este artículo te explicamos qué impacto en cuanto a emisiones de CO2 produces si utilizas este medio de transporte.

La huella de carbono para un pasajero en un ferry es de 19 g CO2/km. Si también se embarca el coche, la huella aumenta hasta los 130 g/km. Para barcos de mercancías, por cada tonelada de carga se emiten entre 7 y 45 g CO2/km. Para cruceros, cada pasajero produce 10.700 g CO2/hora.

Tipo de barco Huella de carbono
Ferry 19 g CO2/km pasajero
Barco mercante 7 - 45 g CO2/km tonelada
Crucero 10.700 g CO2/hora pasajero

Para que te hagas una idea de como sale la comparación con otros medios de transporte, un pasajero en un vuelo nacional produce 255 gramos de CO2 por kilómetro, en coche 181 g CO2/km y en autobús 28 g CO2/km.

Así, en un trayecto de Barcelona a Palma de Mallorca, la huella de carbono, pasada a kilos, de un pasajero es:

  • En barco, sin vehículo: 4,6 kg CO2
  • En barco, con coche incluido: 31,6 kg CO2
  • En avión: 55 kg CO2

Si quieres realizar más comparaciones entre medios de transporte o para otras distancias, puedes utilizar nuestra calculadora de CO2 para viajes.

Es importante aclarar que estas cifras pueden variar dependiendo de muchos factores y de las fuentes que se consulten. A continuación te explicamos más detalladamente la huella de carbono para cada tipo de barco, así como otras comparaciones para que te puedas hacer una mejor idea sobre qué significan todas estas cifras.

Barcos de pasajeros y ferris

Ferry de Balearia

Ferry de Balearia. Foto de Manolo Gómez en Flickr.

Como hemos dicho, la huella de carbono para un pasajero que viaje en barco es de 19 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Esta cifra proviene del Gobierno del Reino Unido (fuente), y es también la que utilizamos para nuestra calculadora de CO2, ya que a parte de considerarla una fuente seria e imparcial, también da cifras para otros medios de transporte, permitiendo así una comparación más justa.

Si buscamos otras fuentes, según un informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por su siglas en inglés), la huella de carbono de un barco de pasajeros oscila entre los 15 y los 150 gramos de CO2 por kilómetro y pasajero, lo cual también cuadra con nuestra cifra de referencia.


¿Y cómo puede ser que el IPCC dé un rango tan amplio?

Hay muchos factores a tener en cuenta, entre otros:

  • Eficiencia de los motores del barco
  • Aerodinámica del barco
  • Clase en la que se viaja
  • Posibilidad de que también se haya embarcado un vehículo
  • Tamaño del barco

Podría ser un ferry como este:

Ferry pequeño

Ferry pequeño utilizado únicamente para pasajeros. Foto de HS Spender en Unsplash.

O un barco mucho más grande, que también transporta camiones de mercancías, por lo que las emisiones producidas por el barco se reparten entra pasajeros y carga y resultan en una huella de carbono mucho menor por pasajero.

Ferry pequeño

Ferry grande utilizado para pasajeros y carga de mercancías. Foto de stroller en Pixabay.


Como última fuente, podemos mirar el informe anual de Balearia del 2017, donde también especifican la huella de carbono media de su flota. Según este informe, por cada tonelada de carga se emiten 97 g CO2/km. Suponiendo que cada pasajero y su equipaje pesan 100 kg, se obtiene una huella de carbono por pasajero de 9,7 g CO2/km.

Este cifra es algo más baja que las de fuentes anteriores. Esto podría ser debido al sistema de cálculo utilizado por Balearia, y/o a barcos más eficientes.


A continuación puedes ver en una tabla el resumen de la huella de carbono de barcos de pasajeros según las diferentes fuentes:

Fuente Huella de carbono
(g CO2/km pasajero)
uk.gov 19
IPCC 15 - 150
Balearia 9,7

Barcos de mercancías

Barco de mercancías

Barco de mercancías amarrado en el puerto de Hamburgo. Foto de Julius_Silver en Pixabay.

Debido a la gran cantidad de carga que puede transportar un barco de mercancías, el transporte marítimo es el medio de transporte para mercancías menos contaminante, exceptuando el tren eléctrico si la electricidad se produce en un gran porcentaje con energías renovables.

Si uno empieza a investigar sobre la huella de carbono de este tipo de barcos, las pocas cifras que se pueden encontrar van a ser muy diferentes. Como siempre, hay que ir con cuidado sobre quién da las cifras, ya que pueden estar maquilladas si hay intereses ocultos. Por eso, nos basamos en los datos ofrecidos por el IPCC.

Según este estudio, un barco de mercancías transoceánico para transporte de contenedores tiene una huella de carbono de entre 7 y 25 g por kilómetro y tonelada transportada.

Para barcos que transportan contenedores en distancias más cortas, como puede ser desde la Península Ibérica hasta las Islas Baleares o las Islas Canarias, la huella de carbono es de entre 15 y 45 g por kilómetro y tonelada transportada.

En este caso, el rango de valores no solo es debido al tamaño del barco y a la carga que pueda transportar, sino también a otros factores como si lleva carga refrigerada y lo eficientes que sean los motores.

Ejemplo práctico

Barco de mercancías

Un kilo de plátanos tiene una huella de carbono de 138g desde Costa Rica a Barcelona y 72g desde Canarias. Foto de TheDigitalArtist en Pixabay.

Para hacernos una idea de qué representan estos números, supongamos que vivimos en Barcelona y compramos plátanos de Costa Rica. Tomando un valor de 15 g CO2 por kilómetro y tonelada transportada para el barco transoceánico, sale que cada kilo de plátanos tiene una huella de carbono de 138 g CO2 (solo por los 9.200 km de transporte marítimo, sin incluir ni producción, ni posible transporte terrestre, entre otros).

Si compramos los plátanos de Canarias, tomando un valor medio de 30 g CO2 por kilómetro y tonelada transportada, sale que cada kilo de plátanos tiene una huella de carbono de 72g CO2 (solo por los 2.400 km de transporte marítimo, sin incluir ni producción, ni posible transporte terrestre, entre otros).

En otro caso más extremo, como comprar manzanas de Nueva Zelanda, que está a 20.300 km de distancia, sale que la huella de carbono para cada kilo de manzanas es de 304 g CO2.

Comparación con otros medios de transporte

Tomando otra vez como referencia los datos del IPCC, a continuación puedes ver qué huella de CO2 tienen el transporte marítimo en comparación con otros medios de transporte de mercancías.

Como puedes ver, para cada medio de transporte no se da una cifra única sino un rango de valores entre un mínimo y un máximo. Esto es debido a todos los factores que influyen en el cálculo de una huella de carbono.

Gráfico producido por Travelinho a partir de datos del informe del IPCC, pag 610.

Cruceros

Crucero

La huella de carbono de un crucerista es de 10.700 g CO2/hora (257 kg/día). Foto de Peter Hansen en Unsplash.

La contaminación que producen los cruceros es un tema que muchos ya conocen por las noticias que se han publicado en los últimos años: algunas ciudades han tomado medidas para limitar la cantidad de cruceros amarrados en sus puertos y así poder controlar mejor la calidad del aire.

Un crucero es de hecho una ciudad flotante con su propia generación de electricidad. Hasta cuando está amarrado sigue generando electricidad, siendo esta forma de generación mucho más contaminante que la que se genera en tierra firme.

Así, los cruceros emiten gases muy perjudiciales para la salud como el óxido de nitrógeno (NOx) o el óxido sulfúrico (SOx). Sin embargo, en este artículo nos centramos solo en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Debido a que el crucero sigue contaminando cuando está amarrado, hemos tomado como medida para calcular la huella de carbono los kilos de CO2 por día, en vez de por kilómetro. Para ello, hemos utilizado la calculadora de CO2 para cruceros de myclimate.org.

Considerando un crucero de entre 1.000 y 2.000 pasajeros de tamaño y un camarote estándar, la huella de carbono por pasajero es de 257 kg CO2/día, o lo que es lo mismo 178 g CO2/minuto.

Viajando en un camarote suite la huella es aún más elevada, ya que estos camarotes ocupan más superfície y tienen más servicios. La huella de carbono sube entonces hasta los 320 kg CO2/día, o 222 g CO2/minuto.


Para poner estas cifras en perspectiva, cabe destacar que cada español emite de media 6 toneladas de CO2 al año. Ademas, para evitar sobrepasar los 2°C de calentamiento global, cada uno debería emitir como máximo 2,3 toneladas al año. Así, un crucero de 9 días equivale a más de un tercio de la media anual española y a la cuota que cada uno debería emitir en todo un año.

Si te interesa calcular más exactamente la huella de CO2 para un crucero, puedes visitar la página web de myclimate.org donde ofrecen su herramienta de forma gratuita, así como la posibilidad de compensar tu huella de carbono.


Esperamos que el artículo haya sido informativo. Si te has quedado con alguna duda o quieres hacer algún comentario, puedes hacerlo en Facebook, Twitter o puedes contactar directamente con nostros.